Lección 5 - Un golpe determinante y preciso

Cuando estás desarmado, sin ayuda y dos o más agresores, el golpeo es una de las posibilidades más viables. Hemos de tener en cuenta, tal como explicamos en la lección número tres, la existencia de puntos vulnerables en nuestra anatomía.Imagen eliminada.
Muchos de los puntos vulnerables están ubicados en la cabeza y la mandíbula es uno de ellos. Este punto es bien conocido por los boxeadores que lo emplean para provocar un KO y ganar de esta forma la pelea. En la técnica de defensa personal, sin embargo no se aplica el golpeo de igual forma sobre este punto, ubicado a mitad de la mandíbula. Se debe aplicar una técnica de golpeo distinta, consistente en un golpe seco con el canto de la mano, parece a priori una técnica poco efectiva, pero la superficie de contacto es pequeña y corta el flujo del nervio facial. Esta forma de golpeo puede producir desde aturdimiento a perdida temporal de consciencia. Nos podemos ayudar de la otra mano apoyandola sobre la cara, esto hará que el atacante cierre los ojos dejando un breve lapso de tiempo para golpear con la otra mano. 

Una forma adecuada de ejecutar la técnica es avanzando un paso al frente, con nuestros brazos  ligeramente semiflexionados en forma de triangulo, donde uno de los vértices está formado por nuestras manos y los otros dos vértices coincidiendo con nuestros hombros. Es una postura ofensiva y defensiva al mismo tiempo que protege nuestros puntos vitales, además realiza un ataque directo hacia el adversario produciendo su neutralización o al menos una reducción de su capacidad de ataque.
Un buen entrenamiento para esta técnica se puede realizar con elementos de gimnasio como paos, manoplas, sacos, sin embargo debemos concentrar nuestra atención y tipo de entrenamiento en la precisión más que en la mejora y endurecimiento de la mano. Acostumbrar nuestras manos y pies a golpear sin protección, evita lesiones por golpear con excesiva potencia cuando no contamos con elementos de protección. La mayoría de deportes de combate y ring, utilizan vendajes y protecciones que evitan una serie de lesiones de muñeca, dedos etc., sin embargo en la defensa personal y la autodefensa el objetivo en si mismo, es ligeramente diferente, como también difiere la forma de entrenamiento.
La preparación técnica de la defensa personal, va únicamente encaminada a resolver una situación extraordinaria concreta, que en la mayoría de los casos no se puede simular en su totalidad, mediante el entrenamiento paulatino conseguimos gestionar con un cierto grado de seguridad las  situaciones hipotéticas que se pudiesen presentar.