Lección 2 - Forma más adecuada de caerse al suelo sin sufrir daños

Poder caerse sin sufrir daños requiere práctica, la superficie sobre la que podemos caernos en una situación comprometida puede ser irregular, dura o presentar elementos que nos pueden dañar, piedras, trozos de cristal etc. Adquirir unas habilidades básicas sin embargo nos ayudara enormemente en nuestra vida teniendo en cuenta que no nos libraremos fácilmente de una caída inadecuada o una situación difícil. Una de las nociones más importantes que debemos asimilar es que debemos relajarnos y rodar hacia delante o hacia atrás por los hombros, pegando bien el mentón al pecho para evitar las luxaciones cervicales.

La forma correcta es sentir que rodamos y no que impactamos sobre el piso, rodar por el hombro es importante porque protege la cabeza, además cuando rodamos hacia atrás debemos golpear el suelo con las palmas de las manos y los brazos extendidos siempre por delante; esto amortigua el impacto sobre nuestra espalda, aumentando la superficie de contacto con el suelo y sometiendo a tensión los músculos de la espalda.

La ejecución de los ejercicios prácticos de forma libre, evitando mirar al suelo nos permite mejorar la técnica. Debemos realizar los ejercicios de forma progresiva, primero sentados, luego de rodillas, para finalmente de pie o saltando. Lo más idóneo es la utilización de colchonetas o superficies no demasiado duras para el entrenamiento.

Caidas principales

Caida hacía delante 

caidadelanteacaidadelanteb

Caida hacia atras 

cadiatrasacaidatrasb