Lección 1 - Como derribar a un atacante con un peso muy superior al nuestro

Este curso que da comienzo, no pretende ser sino una guía orientativa, consideraremos nuestros límites si somos completamente neófitos en la práctica deportiva y debemos asesorarnos por instructores deportivos cualificados, evitando cualquier daño o lesión. No se pretende sustituir la labor del instructor deportivo, eximiendonos de toda responsablidad sobre los daños que algunas técnicas puedan ocasionar, puesto que muchas de ellas tienen un riesgo implicito. La práctica de la defensa personal y el Sambo conlleva un riesgo y recomendamos seguir los consejos médicos adecuados para su práctica, especialmente si sufrimos algún tipo de dolencia o enfermedad.

Dominar el equilibrio, es uno de los parámetros más importantes que un practicante de defensa personal ha de tener en cuenta. Poder equilibrar el peso nos hace adquirir una notable ventaja y fácilmente podemos elevar con nuestra cadera un atacante que nos doble el peso sin demasiado problema, sin embargo tenemos que utilizar adecuadamente nuestra habilidad para compensar el peso y el equilibrio sin sobresfuerzos.

A través del entrenamiento seremos conscientes del control que ejercemos sobre nuestro cuerpo, una de las formas para elevar a nuestro atacante es cargarlo a nuestra espalda y con una leve flexión de piernas poder proyectarlo al suelo.

 

Debemos entrenar este tipo de técnicas varias veces, hasta que podamos sentir que realizamos el movimiento con precisión y sin sobrecargar la zona lumbar.
Una vez que hemos hecho el movimiento de elevación giramos levemente la cadera y sujetando una de las manos soltamos al atacante sobre el suelo.